martes, 18 de enero de 2011

Dos recomendaciones

El otro día vi en las librerías Música de amor perdido de Marco Denevi. El hecho me alegró porque siempre he creído que Denevi es un gran escritor poco conocido fuera de su país. Diez puntos para sus editores españoles.
La otra alegría fue que mi mujer me preguntara por Allá lejos y tiempo atrás de W.H. Hudson. Ese libro suyo, de título precioso también en su original inglés (Far Away and Long Ago), lo leí tiempo atrás, pero cerca de ella, en concreto al otro lado de la cama. Se lo recomendé entonces, pero ni caso. Y ahora me pregunta: "¿Vale la pena? Es que Trapiello lo recomienda en un artículo". Al final voy a tener celos de A.T. Pero lo importante, en realidad, es que de los libros de Hudson siempre se sale feliz. En Allá lejos y tiempo atrás cuenta sus recuerdos de infancia en una casa perdida en un rincón de la Pampa argentina a comienzos del siglo XIX. Hudson, que terminó haciendo toda su carrera en Inglaterra, escribe limpiamente y con algo que no soy capaz de demostrar, pero que puede definirse como amor a la vida.

6 comentarios:

  1. Una tercera recomendación: hacer caso de las recomendaciones de Navascués. A mí siempre me dieron el ciento por dos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Me pasó, me ha pasó! Recomendás y nada y luego lo mismo, recomendado por otro, sí se toma. Creo que es cuestión de oportunidad más que de que no escuche tus consejos. Bien sabés vos que hay tiempos para cada libro.

    Y, ¿será el Hudson cuyo nombre quedó aquí en una estación del sur de Buenos Aires? Lo averiguaré.

    Me permito llamarte la atención con el ciento por dos, Enrique. Eso es menos que ciento por uno. (Defecto profesional me obliga a hacer la aclaración). En todo caso debería ser doscientos por uno, o al menos ciento uno por uno.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de letras claramente y entendí el elogio por duplicado: gracias multiplicadas, pues, Enrique, aunque Juan Ignacio tiene la razón matemática de su parte. Juan Ignacio: pasa una cosa muy bonita con Hudson en Argentina, y es que se le recuerda y edita más que en Inglaterra, el país que él adoptó para escribir y con el que se identificó, aunque sus obras traten de América, sobre todo de su tierra natal, Argentina. En cambio, en Inglaterra es un escritor semiolvidado.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, lo puse porque el ciento por uno lo da Jesucristo y Navascués, siendo mucho Navascués...

    ResponderEliminar