jueves, 7 de junio de 2012

¿Para qué escribir?

No dan muchas ganas de escribir con todo lo que va pasando alrededor. Uno lee las noticias y se deprime. Para colmo, tampoco hay motivos para una rápida esperanza. No porque nos los digan los analistas económicos, sino por simple intuición. Simplificando un poco, de las grandes crisis se sale de dos maneras. O con un rearme moral de toda la sociedad, como sucedió en Alemania tras la segunda guerra mundial; o con unos parchecitos, una chapuza especulativa cuyas consecuencias económicas son a medio plazo peores que la crisis. De esto último hay ejemplos sobrados, pero mejor ni los nombro.
Pero vuelvo a lo de antes: ¿Para qué escribir si hay que hacer tantas cosas importantes? Cambiar de compañía telefónica, eléctrica, hidráulica. Cambiar de seguro de coche, de casa, de vida. Darle un buen tijeretazo a la lista de la compra. Darse de baja en no sé qué actividad extraescolar. Reducir el consumo de gasolina y andar más en bicicleta. Etcétera. ¿Para qué escribir?
Pues porque sí, aunque sea por simple supervivencia. Me acuerdo de lo que me dijo un colega cuando estuve en Budapest:
- Durante el comunismo estábamos tan tristes que la gente se refugiaba en la música, o iba a exposiciones, o al cine. La cultura era nuestra forma de salvarnos.
Escribir es entrar en el reino de la libertad. Eliges hacer esto porque te da la gana y así regresas a las cosas más nobles que puede hacer el ser humano, que son siempre ruinosas, o sea, gratis.

5 comentarios:

  1. ¿Cómo que para qué escribir?

    Para no olvidar que hay más tela de la que nos quieren vender, que el futuro vendrá a pesar de todo, pero su configuración, en parte, dependará de lo que escribamos hoy.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Lo que pasa es que a veces faltan las fuerzas, Raquel.

    ResponderEliminar
  3. El cansancio es síntoma de permanecer todavía en la batalla. Y más si se está en primera línea. Ya llegará la retaguardia.

    ResponderEliminar
  4. "Escribir es entrar en el reino de la libertad."
    Gracias. El ambiente desanima pero, con frases como esta, una consigue animarse.

    ResponderEliminar