jueves, 30 de enero de 2014

Cuestión de olas

Soy mal enfermo y ayer salí a comprar el pan enfrente de casa. Me hizo gracia ver los titulares sobre la misma noticia de los dos diarios locales. El Diario de Navarra decía: "Una ola de seis metros se echa sobre San Sebastián";  por su parte, el Diario de noticias señalaba: "Una ola de ocho metros inunda San Sebastián". Estos dos no consiguen ponerse de acuerdo ni en quien tiene las olas más grandes.
Pero, ¿y si la ola, en vez de seis o de ocho, hubiera tenido realmente siete? ¿Y quién fue el héroe que se subió a medirlas? Puestos a interpretar un asunto tan importante, se me ocurre que los dos periódicos sufren de un exceso de coherencia. El Diario de Navarra es un periódico asentado, tradicional, de orientación conservadora y con poca simpatía por lo extraordinario. Sólo se le ve el ardor guerrero cuando se centra en Navarra: "El espárrago más grande del mundo se recogió en Tudela" o "El meteorito X no caerá en Pamplona". Cosas así. Por las mismas razones, para no alarmar a sus lectores, habrán bajado el nivel de la ola, no vaya a ser que el tsunami vasco cruce la autovia y llegue hasta Pamplona.
El Diario de noticias es el periódico alternativo, de izquierda y vasquista. Lo extraordinario es su forma ordinaria de informar porque sus lectores viven en estado de perpetua ansiedad por culpa de esta pregunta inconfesada: ¿Cuándo Navarra formará parte de Euskal Herría? Por eso mismo, sus titulares son mucho más excitantes: "Barcina impone su voz a los derechos de las minorías" (es una votación parlamentaria, no un golpe de estado) o bien, "Barack Obama habla de un antepasado suyo de Irún en la ONU" (esto, antes de lo de las escuchas) . Vistas las noticias desde esta altura, no extraña que las olas, en San Sebastián, sean de ocho metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada