miércoles, 18 de abril de 2012

501

Blogger me estaba avisando en estos días de que pronto iba a llegar a la entrada número 500. Como soy de carácter secundario y, por tanto, más bien lento a las reacciones, he preferido esperar a la siguiente para dar las gracias  a todos aquellos que me movieron a empezar. Me parece que la culpa la tuvieron dos amigos: Enrique García-Máiquez, que no hacía más que escribir entradas estupendas, y Ana Corina Dávalos, a quien también leía yo con asiduidad. El tono con que ella me dijo que su experiencia era buenísima terminó de decidirme.
Pero, al principio, yo seguía sin estar convencido de tener un blog. Por eso me resistía a contestar a los comentarios, creo que porque se trataba de una forma demasiado nueva de hacer literatura. Hay escritores admirables que llevan un blog, pero no terminan de pasar por las horcas caudinas de los comentarios. Ahí está Andrés Neuman, que ha suprimido directamente esa función, o Andrés Trapiello que no responde ni al gato. Los entiendo muy bien. Durante siglos la literatura ha sido una forma de comunicación sin feed back posible. El papel trae ese alivio: el de no tener que escuchar a tus lectores si has metido la pierna en donde no debías. Pero me temo que ese hablar solo delante de un lector invisible, que tanta tranquilidad produce, ya no es posible. A mí, salvo una o dos excepciones, los comentarios me han alentado o me han corregido, como el último -anónimo por más señas-, que me señala un error en un dato de ayer. Bendito sea. A este y a todos los que pasan o han pasado alguna vez por aquí, muchas gracias. No les invito a una copa de brandy por imperativos técnicos, pero les dejo la imagen de consuelo.

20 comentarios:

  1. Enhorabuena, y a por otras 500. En cuanto a la copa, nos la beberemos (virtualmente) a tu salud, cosa que agradecerá el hígado.

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena por las 501...! (aunque a mí no me salen las cuentas, pero ese es otro tema; supongo que habrá entradas despublicadas).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena también, Javier. Lo de Trapiello lo entiendo: no tiene tiempo ni para leer la mitad de lo que escribe él mismo. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, Javier, y la próxima brindamos con brandy 1900.

    ResponderEliminar
  5. Qué sería de mí sin tu blog... Hala, sí, me pongo cursi porque puedo, debo y quiero. Que sean muchos más.

    ResponderEliminar
  6. Queda muy claro que la razón para no celebrar en el 500 sino en el 501 no es esa del caracter secundario sino que es la de poder tomar ese brandy.
    ¡Felicitaciones y larga vida!
    Aún sin ser del ambiente literario, me enorgullezco en ser uno de los primeros afortunados lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si la próxima vez nos vemos en España y te invito a un buen brandy (no necesariamente 501)

      Eliminar
  7. ¿Qué podría añadir a estas felicitaciones? Que gracias a ti por tus entradas, literarias o no, que nos permiten guardar contacto. Y gracias por los enlaces a los blogs de tus amigos, porque así son también un poco amigos míos.

    Lo del brandy te lo perdono; los triglicéridos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y una buena cerveza belga? Eso tiene menos triglicéridos..

      Eliminar
  8. Glu, glu, muy bueno, a tu salud y a la de este blog que permite el intercambio de ideas y opiniones gracias a la opción de comentarios. No la desactives nunca, en cualquier caso al amigo cerca, y al enemigo MÁS cerca! Aunque por aquí no hay ninguno. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno de los comentarios, María. Gracias

      Eliminar
  9. Enhorabuena y gracias. Sin tu blog no habría conocido el de Enrique, ni el de Ridao Bacalao, ni el de Glz Romano, ni el de Baltanás, ni visitaría tan a menudo Compostela...
    Un saludo desde El Puerto y, por cierto, ya me contarás quien fue ese "tipo muy, muy mayor (como 19 años, o incluso más)..." Me vinieron recuerdos de tus padres, tus hermanos y del apartamento que teníais en El Manantial hace muy, muy poco tiempo (como 40 años o menos ).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no volví a ver en mi vida a ese chaval, pero me acuerdo perfectamente de sus apellidos, porque eran los de un importante personaje del mundo económico español actual... muchas veces me he preguntado si aquel chico no sería pariente, que es lo más probable. Y no digo más, porque no lo digo. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Felicidades y por 501 x 501 entradas más.

    La copa virtual me va genial.
    El alcohol real me da sueño, el virtual me permite seguir leyendo y disfrutando de este y otros blogs

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena por la cantidad y por la calidad, ambas redondas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena, Javier!
    Leo tu entrada al día de regresar de un maravilloso y ocupado viaje que pasé en tu tierra entre Zaragoza, Barcelona, Sevilla y Madrid.
    El próximo viaje, que vendrá pronto, me traerá a los fueros. Espero poder levantar (o bajar, según la tónica) una copa contigo y la imprescindible y muy añorada M.

    ResponderEliminar
  13. Felicidades, eres un gran blogger.

    ResponderEliminar