jueves, 19 de noviembre de 2009

Fogonazos de viaje

Un libro cerrado es tan innecesario como una lata vacía de cerveza o un zapato suelto. No dice nada, no sirve para nada. Casi podría decirse que no existe. Un libro es lo que es cuando lo abrimos y empieza a existir dentro de nuestra mente.

----

Una suerte enorme: intentar ser generoso, y tener amigos que te ganen en generosidad.


----
Corremos todo el día superados por la vida, pero eso significa que tenemos ganas de estar vivos.

----

Falsedad del escritor nihilista: se queja de la vida hasta la muerte, pero él se agarra a la vida cada vez que escribe.

8 comentarios:

  1. Al primer fogonazo: En Ikea, las estanterías de demostración no están llenos de libros falsos, esos que están huecos pero que tienen unos lomos preciosos. No, en Ikea, los libros son de verdad... pero están en sueco.
    Al segundo: ¿decir eso no es egoista?
    Al tercero: unos corren ya sin saber que están vivos.
    Al cuarto: suele pasar con todos los "vacíos de contenido". Si hay un vacío es porque se puede llenar.El nihilismo en sentido estricto se derrumba cuando expones una frase, un poema, un relato o una novela, ya que si realmente interesa un comino describir, explicar o debatir sobre cualquier cosa, ¿por qué hacerlo?
    Me río -y también me apenan- por muy bien que escriban, los escritores nihilistas. ESo sí, un buen poema de un buen nihilista... ¡¡¡cómo te atrapa!!!
    Por lo demás, muy buenos fogonazos. Te sigo desde hace tiempo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Un libro cerrado es como una caja de bombones cerrada; en mi caso, sé que me la comeré.
    Sobre lo segundo, la suerte es tener amigos; siéndolo demuestran ya su generosidad.
    Por seguir, hace tiempo que la vida no me supera, paseo por ella. Y que sepa, nunca he leído a un nihilista, pero estoy de acuerdo con lo que decís ambos.

    ResponderEliminar
  3. Tengo que agradecer a los dos unos comentarios tan detallados /y atinados, y disculpas por no responderlos. Estoy en Mexico todavia con un ordenador yanqui que se niega a poner enyes y acentos, y de ahi mis sistematicas faltas de ortografia. Mis disculpas tambien por esto. Jansen senyala con razon que puede sonar egoista mi segundo fogonazo. No era, obviamente, mi pretension. La idea es que uno es generoso naturalmente con sus amigos, pero puede sentirse orgulloso de tener amigos mejores que uno. Pero seguramente no lo exprese bien. Y, tambien estoy totalmente de acuerdo, con lo que senyalas de los nihilistas, como no estarlo.
    En fin, Maria, lo de la caja de bombones cerrada, esta muy bien. A veces las cajas ya estan medio abiertas y con algunos bombones comidos. Son pistas para no seguir comiendo o para comerse la caja entera. Y felicidades por superar la vida...

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti por contestar en condiciones precarias. Y en cuanto a superar la vida, no hay mérito: el paseo puede salir más caro que la carrera porque los "corredores" te dejan atrás. La cuestión es que ir tan rápido agota, e impide admirar todo lo que hay y ocurre a tu alrededor. También impide leer! y hasta ahí podíamos llegar...

    ResponderEliminar
  5. ¡Como viajás, Javier! Ya llevás media América.

    Pongo mi voto a la última, la del escritor nihilista. Lo mejor es que ni él sabe que se está aferrando a la vida. Cuando se de cuenta, ya no será nihilista.

    (Al fin, el nihilismo no es aconsejable, no termina en nada).

    ResponderEliminar
  6. Nihil es nada, en efecto, y de la nada, nada se puede decir. O sea, que nihilismo es pose.

    ResponderEliminar
  7. Precisamente el nihilismo no termina en nada. Siempre termina en algo, y así se niega a sí mismo.

    ResponderEliminar